Esta es una de esas películas que merecen una entrada especial: una comedia romántica que trata sobre todos los amores (de pareja, de familia y de amistad).

Cuando Tim descubre que todos los hombres de su familia pueden viajar al pasado, regresar una y otra vez a un momento determinado, decide utilizar ese don para conquistar a la mujer que le atrae. Sin embargo, dicha particularidad tal vez no siempre juegue a su favor.

En sus dos horas de duración, presenta situaciones encantadoras, escenas para reírse y otras para emocionarse, personajes que enamoran y que enseñan, y un final tan agradable y emotivo que funciona.

Cuestión de tiempo (2013) es además entretenida, tierna, inteligente y hasta por momentos realmente mágica, una historia para pensar y apreciar la propia vida.