La historia de El ángel

Carlos Robledo Puch codiciaba desde chico las cosas de otras personas, pero no fue hasta su adolescencia que se convirtió en un verdadero ladrón. Cuando conoce a Ramón en una nueva escuela, Carlitos busca llamar su atención. Juntos llevarán a cabo distintos robos. A diferencia de Ramón, Carlitos será desprolijo y no podrá evitar utilizar el arma. Cuanto más atraque y cuánto más dispare, más cerca estará de que lo atrapen. Debido a su apariencia angelical, la prensa lo llama “El ángel de la muerte”. En total, se cree que cometió más de cuarenta robos y once homicidios.

Cuando los hechos se cuentan desde la mirada del protagonista

Está claro que el protagonista es uno: Carlos Robledo Puch, personificado indiscutiblemente por un nuevo actor, Lorenzo Ferro. La película abre y cierra con su imagen. Y, desde principio a fin, descubrimos la historia a través de su punto de vista. Casi no hay escena en la que no aparezca.

Por esta decisión del director, nos quedamos sin algunas respuestas.   Aunque no vemos la totalidad de los acontecimientos, nos introducimos en la mente de un joven nada normal y conocemos la relación que guarda con cada uno de sus allegados.

Conclusiones personales

Personalmente, no tengo nada para decir sobre el resto de los personajes: todos están correctos. Con respecto a la música, la considero el mejor elemento que identifica a la época.

Si bien por momentos podría resultar incómodo y discutible, El ángel es un thriller dramático entretenido y potente. ¿Si esperaba más? ¿Otro resultado final? Puede que sí.

 

Recuerden: no pretendan encontrarse con el expediente completo de los casos de Puch. Esta es solo una versión del más polémico asesino del país.