Contundente y terrorífica: la nueva historia presentada por Netflix, basada en la novela homónima de Stephen King.

En El juego de Gerald, Jessie y Gerald viajan a una remota cabaña para revitalizar su deteriorada relación. Una vez allí, el hombre le propone a su esposa un juego sexual: esposarla a la cama para incrementar las sensaciones. Pero, cuando ocurre lo peor, Jessie tendrá que aguantar, soportar y luchar contra los peligros externos y las propias voces mentales.

La desesperación, el miedo, la locura, la angustia y el dolor crean un clima de tensión permanente.

Un thriller psicológico, lleno de suspenso desde el inicio, con muy buenas actuaciones y una media hora final desesperante (salvo los últimos quince minutos).

P.D.: Eso sí, no es apta para impresionables.