De qué trata Guerra de papás 

Desde el inicio, conocemos a Brad Whitaker, un ejecutivo recientemente casado, que intenta ganarse el afecto de los hijos de Sarah, su esposa. Cuando parece que lo está logrando, Dusty, el padre de los dos niños, regresa a la ciudad. Surge, entonces, una fuerte rivalidad entre los dos papás. Brad trata de integrarse en su nueva familia y Dusty pretende reconquistar a su exesposa y a sus hijos.

Por qué puede gustarles
  • Cuenta una historia que puede suceder en la vida real.
  • La protagonizan Mark Wahlberg y Will Ferrell, dos actores que además de graciosos tienen buena química.
  • Tiene varios momentos de humor que sacan más de una carcajada.
  • Guarda espacio para algunas escenas tiernas interpretadas por la familia unida.
La segunda parte

El año pasado se estrenó la segunda parte que sumó a Mel Gibson. Esta vez la familia se traslada para pasar la Navidad con los abuelos, ocasión que provocará nuevos desencuentros, entredichos y conflictos.

Conclusiones personales

A pesar de que la segunda entrega no haya sido tan memorable, la primera ha merecido realmente la pena. Posee un guion interesante, un elenco efectivo y un ritmo dinámico.

Sin dudas, para mí, Guerra de papás es una comedia entretenida y muy bien lograda, que les puede llegar al corazón. Divierte y resulta un buen plan para disfrutar en familia.

 

Para los que tienen libre la tarde del domingo, tengan en cuenta esta opción para mirar junto a sus papás.