La historia de Perdida

Durante un viaje de estudios, cinco adolescentes se escapan para ir a bailar. Una de ellas, Cornelia Villalba, desaparece en el medio de los bosques de la Patagonia. Catorce años después, la joven sigue perdida. Manuela Pelari, la mejor amiga y ahora policía, decide emprender una nueva investigación por su cuenta, sin saber que pondrá en peligro a su entorno y a ella misma.

Lo que me gustó

En principio, fui a verla por la historia, interesante e inquietante. Basada en la novela de la periodista Florencia Etcheves, muestra desde el comienzo un ir y venir del pasado al presente. Este juego de tiempos consigue mantener el suspenso (hasta cierto punto). Asimismo, podría destacar la fotografía, principalmente cuando aparecen los paisajes del sur y las Islas Canarias.

Lo que no me convenció

Como coproducción Argentina-España, cuenta con actores de ambos países, pero son pocos los que se lucen. En general, las actuaciones son débiles. Por momentos, el guion flaquea; la historia cae en lugares comunes y pierde ritmo. Los giros no llegan a provocar la sorpresa esperada, los atentos quizás descubran los misterios antes de tiempo.

 

En fin, Perdida tenía muchas chances de ser una joya y, sin embargo, se queda a mitad de camino.