ccNo esperen una copia exacta del libro. En Maze Runner: La cura mortal hay cambios. Y varios. Cambios que vienen ya desde la segunda película. Sin embargo, también, hay más acción. Más de dos horas y media, con sorpresas, momentos emotivos y un excelente ritmo, que dejan con ganas de ver más.

En esta última parte, Thomas lidera un grupo para salvar a Minho y al resto de los jóvenes que continúan atrapados. Para lograrlo, deben entrar en la “Última ciudad”, una exclusiva y asegurada urbe controlada por CRUEL. Durante la misión, se producen encuentros inesperados y se descubren respuestas esperadas por largo tiempo.

La tercera entrega vuelve a reunir al mismo grupo de amigos y a los mismos villanos, todos dispuestos a obtener lo que se proponen. Estos diversos y eficaces personajes (y los actores que los interpretan), además del equipo técnico, consiguen dejarnos un final de saga entretenido y más que digno, con cambios que funcionan para la gran pantalla.

P.D: Probablemente sea recordada como la mejor de la trilogía.