Pocas series como esta: buen ritmo, sorpresas y giros desde el comienzo, protagonista complejo e interesante, escenas para sonreír y para emocionarse y personajes principales y secundarios sumamente atractivos.

En el primer capítulo, el criminal más buscado del mundo, Raymond Reddington, se entrega al FBI y se ofrece a delatar a todos los que alguna vez han colaborado con él. Su única condición: solo trabajará  con Elizabeth Keen, una nueva agente, con quien parece tener alguna conexión que ella desconoce.

Puntos a favor: la gran historia de la serie que contiene distintas historias y se esconde durante varias temporadas, la química entre los personajes más importantes, los momentos y los secretos inesperados.

Punto en contra: extender de más la historia principal. A veces resultaba desesperante saber y no saber la verdad.

The Blacklist es una entretenida y apasionante serie policial, con intriga y drama; una serie de la que es casi imposible no engancharse.

P.D.: Actualmente transmiten la quinta (y quizás la última) temporada.