Hacía tiempo que no miraba una serie de televisión en tan pocos días, que no abandonaba otras prioridades por sentarme en el sillón y disfrutarla. Por el buen ritmo, la gran interpretación de la protagonista, la curiosidad generada desde el inicio, la historia detrás de la historia y los finales intrigantes e inesperados, The Sinner pudo lograrlo.

En el primer capítulo, una madre, víctima de un inexplicable ataque de rabia, comete un sorprendente acto de violencia y horror en el que, para mayor desconcierto, no tiene ni idea de la razón. Desde ese momento, el investigador a cargo se obsesiona con descubrir el motivo oculto de la mujer. Juntos realizarán un viaje desgarrador hacia las profundidades de su psique y los oscuros secretos escondidos en su pasado.

Sin duda, esta serie resulta ser un thriller psicológico, lleno de intriga, suspenso, misterio y drama, que a medida que avanza devela fragmentos de recuerdos dolorosos de la atormentada protagonista y logra que cobre sentido el por qué de su accionar en el presente. The Sinner resulta ser una historia que cumple y que es muy fácil de mirar.