Silencio, por favor

En este thriller de terror, los miembros de una familia viven el día a día en silencio. Misteriosas criaturas están a la caza del sonido y amenazan la supervivencia de estos pocos sobrevivientes. Si los escuchan, los cazan.

Por qué mirarla

Cuenta con un número muy reducido de personajes que se destacan notablemente. Los talentosos John Krasinski y Emily Blunt (matrimonio también en la vida real) interpretan a los padres y demuestran que están hechos para papeles fuertes y protagonistas. Los niños, personificados por nuevos y sobresalientes actores, se desempeñan de maravilla.

En la hora y media de duración, transcurre con la menor cantidad de sonidos y produce, de esta forma, una tensión que va en aumento hasta los últimos minutos. Un lugar en silencio es una película emocionante y original, con unas primeras escenas que nos dejan en alerta y un desarrollo absorbente. Provoca más de un susto y mantiene el suspenso y las ansias de saber cómo acabará. Sin duda, la mayor sorpresa nos la llevamos al final. Una última situación, casi asfixiante, nos deja con las ganas de ver más.