De esos juegos de la ficción que atrapan al espectador

Noche de juegos es una película del género comedia, con un lugar importante para el thriller de acción. Cuenta una historia protagonizada por un grupo de amigos que solo quiere divertirse, pero acaba enredado en un caos.

Jason Bateman y Rachel McAdams interpretan a Max y Annie, la pareja anfitriona de las noches de juegos que organizan cada semana. Cuando Brooks, el encantador hermano de Max, se hace cargo de una de esas reuniones, propone un misterioso juego. Los seis amigos tendrán que resolver un secuestro, a través de pistas, con criminales y agentes falsos. Enseguida, dos hombres extraños secuestran a Brooks y el resto empieza a competir, en parejas, para resolver y ganar el caso. Sin embargo, durante el camino, se llevarán más de una sorpresa.

En esta entrega, se destacan los protagonistas, dos actores que nos tienen acostumbrados a verlos en comedias que, en general, valen la pena. Pero también lo hacen algunos personajes secundarios, con cualidades bien distintas e interesantes y divertidos aportes. Viven todos una noche inolvidable, contada en poco más de una hora y media con un ritmo que nunca decae.

Con giros y situaciones inesperadas, Noche de juegos logra atrapar al espectador dentro del enigma. No hay dudas: es una historia entretenida y original, una película para reflexionar y reírse en compañía.