Velvet es una de esas series de televisión que tienen de todo: historias de amor reales y perdurables, momentos de risa y de emoción, intrigas, alianzas, acuerdos, secretos, mentiras, verdades, conflictos por el poder, luchas por los derechos y vínculos que traspasan la pantalla.

Ubicada inicialmente en la España de la década de 1950, en las distinguidas Galerías Velvet, cuenta una de las más maravillosas historias de amor: la de Ana y Alberto. Ella es una humilde costurera que trabaja en las galerías desde que era niña. Él, un joven y apuesto muchacho destinado a heredar el majestuoso imperio de la moda creado por su padre. Durante la adolescencia, entre las finas telas y los vestidos de alta costura, comienzan una relación a pesar de los familiares que tratan de impedirlo. Sin embargo, las circunstancias terminan separándolos. Años más tarde, el destino vuelve a encontrarlos en el mismo lugar donde alguna vez se dijeron adiós.

A lo largo de cuatro temporadas, Velvet presenta y desarrolla personajes fuertes y entrañables, personajes con historias propias que valen tanto como la de los protagonistas, personajes dispuestos a ir tras sus sueños y objetivos. Además, le da un espacio importante a la moda (en todo su esplendor) y muestra su evolución a través del tiempo.

Mágica, divertida, emotiva, encantadora, apasionante… Así es Velvet. Una serie que queremos que no termine nunca.

 

P. D.: ¡En pocos días, verá la luz Velvet Colección, el spin-off!